jueves, 4 de diciembre de 2008

La navidad se acerca...

La navidad cada vez está más cerca, y yo estoy encantada de la vida ^^ Por varias razones: La primera, porque el frío me despierta y soy capaz de no dormirme de pie (¡bieeeen!)... Segundo, porque me encanta el invierno, para tener la excusa perfecta para ponerme a leer arrebujada en una manta con una taza de chocolate (o té, o café, o caldito) al lado... ¡gaaaaah! (baba cayendo) ^^ y tercera, pero no menos importante... porque soy una blandita. Lo cual significa que me emociono con la decoración navideña, me encanta cómo cambia el ambiente de Madrid (y eso que odio las reuniones familiares como la que más), el trajín de gente abrigada con capas y más capas de ropa y aún así con la nariz colorada (este efecto en niños queda especialmente simpático), el clima más húmedo y neblinoso, las luces por todas partes (cuando no llegan a quedar recargadas, eso sí)... y las películas navideñas.

Hay muchas películas que se repiten un año sí y otro también (yo creo que cuando dejaron de rayarnos con "Solo en Casa" fue porque se les fastidió el VHS en la emisora, de tanto ponerla ^^U), hay películas que no merecen mucho la pena... y hay películas como "La Reina de las Nieves" o "El Grinch", que recuerdo con especial cariño.

Aquí algunos diréis: "pues la del Grinch tampoco es una joya cinematográfica que digamos". Es cierto que es una peli para niños, pero tiene, como casi todas las películas navideñas, un trasfondo adorable que hace que no se olvide fácilmente. El Grinch es un niño extrañamente verde y peludo que vive en Villa Quién, ciudad famosa por el consumismo frenético y hasta enfermizo de la Navidad. Sufre las burlas de los otros niños, se ríen del regalo que le ha hecho a la niña que le gusta, y ya no lo soporta más: reniega de la Navidad y se marcha a vivir a la montaña cercana al pueblo. Durante años, nadie más sabrá de él, salvo su fiel perro Max y el Eco (que le toca bastante las narices, por cierto), hasta que decide regresar para vengarse y dejar sin Navidad a todos los habitantes de Villa Quién... Para ello, planea robar todos los regalos que encuentre.

Puntos a favor del Grinch: La moraleja de la historia, que es doble: primero, no hay que juzgar a nadie por su aspecto (el Grinch, por ejemplo, es un genio en mecánica e idea muchísimos artilugios ingeniosos), y segundo, que la Navidad no son los regalos, sino "algo más"... Es el espíritu de querer dejar a un lado las preocupaciones y las discusiones, de reunir de nuevo a todo el mundo para estar juntos de vez en cuando (repito: mira que yo odio las reuniones familiares, pero qué bonito lo pintan en las películas, jo). Otro punto a favor... es obvio para mí: señoras y señores, les presento al primer goblin verde con pelo ^^ que sea un goblin es algo que me ha encariñado aún más con él ^^
Os dejo un link con las escenas más divertidas de la película... tengo ganas de volver a verla, a ver si es posible ^^



"Eres un Idiota..." (Grinch),

"Eres un Idiota..." (Eco)

"Voy a hablar en voz baja, para que cuando el sonido rebote en la pared no pueda escucharlo..." (Grinch),

"Eres un idiota..." (Eco)


"Tal vez la Navidad no es una creación de los grandes almacenes... Tal vez, la Navidad es algo más..." (Grinch)

1 comentario:

Cordelia dijo...

uaaaa etsoy totalmente de acuerdo contigo!! Yo adoro la Navidad y has descrito el por qué perfectamente!! Yo además añadiría que da la sensación de que puede pasar cualquier cosa, creo que la sensación de espectación que tienes cuando eres pequeña nunca muere del todo pero se nota sobre todo en Navidad!!Y las luces y las pelis y los adornos... uaaa yo hace 2 semanas que ya he empezado a descargar peliculas a mansalva (no tego tdt ni cable :( ) para verlas en navidad, y sí, las pelis familiares son mis favoritas =D y ahora mismi pondré a descargar las 2 que dices tu!! (hay un programa que se llama Ares Lite y te las baja en 7 u 8 horitas ^:^.

por cierto tu foto con las orejas es GENIAL!!! y tus gafas también !! ¡ me encanta!!!!!!