martes, 10 de abril de 2012

Adiós, pequeña

Siempre me han encantado los perros. Durante años le di la tabarra a mis padres para que me comprasen un perro, sin éxito ninguno... Hasta que finalmente, con 11 años, les conseguí convencer. Pasamos por la protectora ANAA, y el 14 de marzo de 1998, adoptamos a O'Hara.

No tenía raza, nos dijeron que era un cruce de labrador y lebrel (una especie de galgo pequeñito... Y así debía de ser, porque cuando se ponía a correr no había quien la pillase, casi no tocaba el suelo), y que la habían encontrado en la carretera, atropellada. Recuerdo que cuando fuimos a la protectora, su cuidadora la llevaba en brazos y los machos del sitio se arremolinaban a sus pies (dio la casualidad de que la perra estaba en celo).
Desde que llegó a casa, se convirtió en una más. No ladraba, nunca se hizo sus cosas en casa, jamás nos dio un problema. Eso sí, por alguna razón vino con un pánico terrible a los niños pequeños. A mi hermano, que tenía 7 años entonces, tardó en soportarle. Pero en cuanto pasó en casa unos meses, nos adoraba a todos. Disfrutaba persiguiendo topos (nos dejó la parcela hecha un solar de tanto excavar, eso sí) y urracas por la calle, jamás se quejó de que los niños de la casa le hiciesen perrerías; aunque le regañásemos por algo, a los 5 minutos siempre volvía, tan cariñosa como siempre, pidiendo mimos. Cada vez que entrábamos por la puerta nos recibía con la misma alegría.
Y durante años fue una más de la familia, nos cuidó a todos (incluida mi abuela, que tenía cáncer y para quien fue una terapia tenerla cerca). Mis sucesivos novios incluso tuvieron que pasar por su filtro... Sólo del Extremeño se enamoró a primera vista ;) y terminó siendo tan expresiva que sólo le faltaba hablar. Casi era una personita, la abuelita de la casa.

Pero si algo la caracterizaba, fueron sus ganas de vivir. O'Hara se contagió de leishmania cuando tenía 7 años. Durante meses estuvimos poniéndole inyecciones, y en cierto punto estuvo tan mal que nos dijeron que quizá habría que sacrificarla. Pero luchó como una campeona y consiguió salir adelante. La leishmania volvía a golpearla en ocasiones, atacando sus órganos internos, pero ella luchó y luchó hasta el final. Incluso estando ya medio sorda y medio ciega, O'Hara se negó a dejarnos durante 8 años más, y volvió a correr y saltar.

Hace un par de semanas, O'Hara empezó a comer cada vez menos. Como se acababa de morir el perro de la vecina, con quien siempre salía a pasear, supusimos que le echaba de menos. Conseguimos que siguiese comiendo cambiándole regularmente de comida y poniéndola a dieta blanda, pero aún así estaba en los huesos.
Este viernes por la noche, comenzó a respirar con dificultad, como un fuelle, haciendo verdaderos esfuerzos por tomar el aire. La ansiedad de sentir que se ahogaba la hacía respirar aún con más fuerza y cansarse más. No puedo expresar lo doloroso que es que un animal que tiene fe ciega en ti te mire pidiéndote ayuda, porque has conseguido curarle otras veces, y saber que no puedes hacer nada para aliviarle.

Esa noche apenas si pudimos dormir, pendientes de si la oíamos dejar de respirar. Al día siguiente, mis padres volvieron de viaje, y mientras yo me iba al trabajo, se fueron con ella al hospital veterinario.

Cuando salí por la noche del trabajo, me llamaron para decirme que habían tenido que sacrificarla.

Le habían hecho una radiografía, y tenía destrozados el hígado, los riñones, y los pulmones estaban encharcados, y hubiese seguido respirando así, lo siguiente habría sido un ataque al corazón.
De modo que le pusieron un calmante, se tumbó de lado y no se quejó mientras le ponían la inyección. Se durmió tranquila, según me dijeron.
Hasta el sábado por la mañana, O'Hara había salido a pasear con la misma alegría que siempre, aunque con dificultad, dándonos a todos una última lección de resistencia y ganas de vivir.

Gracias por estos 14 años, pequeñina. No te olvidaremos.

21 comentarios:

Feuermann dijo...

Mi mas sentido pésame :(


un abrachucho muy fuerte y mucho animo >.<

Rafael García Marín dijo...

Vaya... lo siento mucho. :(

Btc001 RERG dijo...

De verdad que lo siento... perder una mascota después de tanto tiempo es muy doloroso...

Luffy_strawhat dijo...

Ánimos, es una situación muy difícil pero siempre quedan esos buenos momentos que nos arrancan una sonrisa.

Alviro dijo...

Animo Goblin!
Muy bonita entrada...

El friki solitario dijo...

Cuanto lo siento, Goblinoide.

Animo y un abrachucho fuerte

bairrin dijo...

Lo siento, abrachuchos a montones.

Wolfen dijo...

Que descanse en paz...

Siento la pérdida, Goblinoide, pero recuerda la película de Don Bluth... Todos los perros van al cielo!

Besos y muchos ánimos!

garou_den dijo...

se lo que sientes,yo perdi a mis do perros casi al mismo tiempo, animo en serio .

Baalnius dijo...

Lo siento.
O´Hara debió de ser una gran mascota y una gran compañera.
Muchos abrachuchos, y fuerza.

Anónimo dijo...

lo siento mucho,e llorado con tu entrada,snif,snif, bueno, mucho apoyo de mi parte,y conociendote seguro que lo superas, que se que eres muy fuerte!
con mucho cariño:

seguidor anónimo

El Lagarto Extremeño dijo...

La primera vez que fui a verte a tu casa porque estabas enferma fui con cierto miedo por la terrible fama de tu perra guardiana, pero fue entrar por la puerta, arrodillarme, ofrecerle la mano y se acercó, me olisqueó y enseguida pidió mimos. Aun recuerdo tu mandíbula desencajada ante tal escena xD

Siempre me sorprendió que, aun con los achaques que decíais que tenía, daba brincos y corría como si fuera una jovenzuela.

Solo han sido 4 años a su lado y le cogí tal cariño a la pequeña O´Hara que, tú lo sabes bien, lloré por su muerte como el resto de tu familia. Jamás pensé que podría llegar a llorar por un perro, y aun menos por uno que ni siquiera era mío... Pero ella no era un perro más, ni tan siquiera una mascota, era una más de la familia, la abuela cascarrabias pero encantadora.

Muchos ánimos, mi vida.
Y hasta siempre, mi querida "rubia" :`)

Jorge dijo...

me acabas de sacar una lagrima ( mentira, muchas) mi mas sentido pesame.

Estas cosas son las que hacen que no tenga un animal de compañia, lo pase mal una vez y no lo paso mas en mi vida.

Capitán Lorenzo dijo...

Lo siento de veras.
Un abrazo fuerte y ánimos!

Lord Mikal dijo...

se de lo que hablas...

ánimo, ahora está descansando, y piensa que con vosotros fue feliz, eso es lo mas importante, que se haya ido con todo vuestro amor en su corazón

como te dicen por aqui...abrachuchos!!

:,)

Soipha dijo...

Lo importante no es como termina la historia, sino todo lo que habeis vivido juntas por el camino.

Ánimo!

Goblinoide dijo...

Muchas gracias a todos por los ánimos :') de verdad... Espero recuperar el ritmo habitual de posts en unos días.
Un abrachucho.

El Guardián dijo...

Joeeer.... Menudo hachazo, yo la acababa de conocer..... bueno, me alegro de haberla acariciado. Estoy seguro de que tuvo una gran vida, al cuidado de la mejor ^^

Un beso para O'Hara, donde quiera que este ^^

Rorkror dijo...

Lo siento muchísimo, y ánimos. Se muy bien que se le puede coger muchísimo cariño a una mascota.

Luis Ed(Agramar) dijo...

Siento mucho tu perdida.Todos los que hemos tenido animales de compañía sabemos el agujero tan hondo que dejan cuando les toca irse,sean canarios,perros,gatos,...y sean cariñosos,ariscos,psicópatas,sobre-protectores,celosos,...
Al menos no sufrió mucho al final.Piensa que que distes una vida maravillosa de 14 años de duración.
Un abrazo y ánimos!

Kroq-Malekith dijo...

Se que escribo un poco tarde, peros solo decirte que lo siento mucho. Pero, quédate con el hecho de que nadie la ha cuidado mejor que tu y que este donde este te querrá por siempre.