miércoles, 7 de enero de 2009

¡Maldición!

Y aùn diría más: ¡Bachibuzuc, bebe-sin-sed, zuavo, negrero, tecnócrata, sajú, pirómano, Fátima de baratillo, anacoluto, coloquinto, ectoplasma, paranoico, imbécil, cacharro del Averno...! ¡¡Mil millones de rayos!! ¿¿En qué momento se me ocurrió arreglar el dichoso reloj de pared?? ¬¬*

Pues sí, hoy estoy histérica perdida por un reloj de pared. Me refiero a esos relojes con esfera de plástico y alguna imagen mona para los niños (en mi caso, una de Indiana Jones, recuerdo del último Expocómic, que no había podido poner en marcha hasta hoy).
Y es que mañana me levanto pronto para ir al médico...¡y no hay manera de dormir! Llevo una hora dando vueltas en la cama, retorciendome en mi agonía mientras el tic-tac me taladra los tímpanos...

¿Por qué la maquinaria de los relojes de pared de plástico es tan ruidosa? ¿Es algún tipo de conspiración mundial para que los niños no duerman apenas de noche y estén hiperactivos de día? ¿Tienen algo que ver los masones? ¿Al Qaeda? ¿Serán estas las famosas armas de destrucción masiva que buscaba Bush a bombo y platillo? No, algo tan maquiavélico no puede ser obra de una mente medianamente humana... Es una tortura china, una y otra vez, tic-tac, tic-tac, toda la noche, que sólo falta que venga el cuervo de Allan Poe a hacer el coro:
-¡Nunca jamás!
-¿Pero entonces nunca me va a tocar la lotería?
-¡Nunca jamás!
-Tic-tac, tic-tac...



Esto, unido a la frustración del fracaso de mi maravilloso plan de ayer. Sí, el de atrapar a los Reyes Magos. Resulta que me quedé toda noche esperando, y de repente oí un ruido por el pasillo, y unos pasos que se acercaban hasta las galletas y el champán.
Contuve la respiración. Estaban justo donde les quería. Tiré de la cuerda y...¡ja, ya eran míos!
No os imagináis mi sorpresa cuando veo que quienes están debajo de la caja son mis padres ¬¬*
-¿¿PERO OS ESTÁBAIS COMIENDO TODO VOSOTROS A ESCONDIDAS??
¡Claro, así no me extraña que los Reyes nunca me traigan lo que quiero, deben de pensar que soy una tacaña! Mis propios padres saboteando mi buena voluntad... lo que hay que ver.

-¡Nunca jamás!
-¡Tic-tac, tic-tac!

-¡Callaos los dos de una vez!
(¡CRUNCH!)
...
...
(silencio)
...
...
(plumas cayendo lentamente en medio de una lluvia de tuercas)

Buenas noches a todos.

3 comentarios:

Jaz3000 dijo...

jajaja, fue tragicómica tu entrada, es cierto que los relojes pueden ser muuuuuuuuuy ruidosos (por eso ya no tengo relojes en mi pieza), entonces mejor comprate uno digital y ya. No tiene tanto estilo, pero no hace ruido.

Me reí porque tu forma de postear es muy divertida n_n

Un gran saludo, te dejare en mi lista de blogs en Now and Then, Dear.

cya!

goblinoide dijo...

Jaz: la verdad es que hace años que tengo uno digital (mi despertador), pero me hacía ilusión poner el de Indiana Jones en la Pared... y ahora, encima de dar la tabarra, se para cuando quiere (ahora mismo marca las 4:35 h.) ^^U

Me alegro de que te guste cómo escribo, y me hace mucha ilusión cada vez que alguien me pone un link en su blog ^^ ¡gracias! haré lo posible para que este escondrijo siga pareciéndote digno de una visita.

Un abrachucho

Jaz3000 dijo...

Sí, entiendo, hay algunos artefactos lindos y viejos que nos gusta poner... además si es un ídolo (créeme que si existiera un reloj con la imagen de Jack Aubrey, me lo compraría de inmediato!!).. Yo colecciono algunas chucherías, por ejemplo en mi pieza tengo una estatuilla de geisha que la encontré en la basura, y una botellita de sake. Es cosas de gustos en realidad.

=D Tu sitio es genial, lo visito, creéme, solo que a veces no sé como escribir jaja.

cya!!