sábado, 22 de noviembre de 2008

Tardes de sábado para goblins solitarios

"La música y la tele han creado una nueva categoría de fans que no llega ni a la edad del pavo. Galanes de secundaria pasean su sonrisa de seductor precoz bajo el brazo de niñas que apenas han cumplido los 10 años. Sus carpetas las delatan: son fans, y sus ídolos tampoco tienen más de 15. Ya no se necesita ni llegar a la edad del pavo para desgañitarse en un concierto, al que van con sus mamás, o morirse de amor por el protagonista de una serie. Ahora, los preadolescentes han creado sus propios mitos, que se muestran encantados por la increíble cantidad de beneficios que les generan las pasiones de tanta chavalería. Y, cómo no, este fenómeno ya tiene nombre: son los tween. Un target que va de los 9 a los 12 años y que en EE.UU. gasta anualmente unos 80.000 millones de dólares."

Este sábado me he quedado yo sola de nuevo. Sola, no en casa, sino para salir.
Y si hay algo que me hace sentir fatal conmigo misma es tirarme toda una tarde sentada en casa frente al ordenador.
Tampoco tenía el día inspirado para hacer manualidades después de los deberes, así que tuve que ir al único sitio donde (apenas) te miran raro por ir sola...

¿Qué es lo más triste que has hecho en tu vida? Yo, ir sola al cine. Peor aún, fui a la única película que podía ver sin esperar una hora entera hasta la siguiente sesión: High School Musical (3).

Para que no me miréis tan raro como me imagino que me estáis mirando, aclararé que no he visto ninguna de las dos primeras. Antes de entrar, tenía asumido que sería la típica película para doceañeras tontas con taquilla en el colegio. Pero entendedme, era eso, o irme a casa a las 6 de la tarde ^^U

De modo que compré la entrada, algo de chocolate (por aquello de las endorfinas) y para allá que fui. Por suerte, la sala estaba medio vacía, y mi butaca, en un rinconcito oscuro junto a la pared, sin nadie al lado. Bueno, al lado no, pero delante y detrás tenía padres resignados sentados junto a sus niños y niñas. Me llamaron la atención en particular dos niñas que tendrían unos siete años pero ya iban solas al cine, con pintalabios rosa y unos bolsitos de princesa Disney. Sí, hermanos y hermanas, esas son las niñas de la nueva generación, las que llenan ahora mismo las salas de cine y se desgañitan en los conciertos de Hannah Montana y cosas por el estilo. Malditas niñas precoces ¬¬*

Detrás tenía sentados a un padre con un niño que me llegaría más o menos por la rodilla (si se ponía un poco de puntillas), y que le iba explicando al hombre con su voz de pitufillo los entresijos de la película, porque había chascarrillos de las dos anteriores entregas que sólo un abnegado fan como él podía entender. En ese sentido, tuve suerte, porque ya he comentado que yo tampoco las he visto, y así pude pillarlo todo más o menos :P

Bueno, y ya sólo me falta dar mi opinión...
Pues veréis, quitando el argumento para "niñas-tontas-doceañeras-con-taquilla-en-el-colegio", la verdad es que las canciones enganchaban mucho. Yo es que me emociono rápido, y las canciones de los musicales para adolescentes y preadolescentes tienen una energía que se contagia, qué queréis que os diga... Soy débil :P
Así que... sí, al menos me ha gustado la parte de las canciones, y si acaso me he sentido un poco ridícula por estar yo a solas en el cine, intentando contener la risa y con la mochila en el asiento de al lado. Que siempre se siente uno menos solo si el asiento de al lado no está vacío del todo.

3 comentarios:

tita hellen dijo...

la proxima vez grita y te rescataremos-todo sea por salva guardar los pocos puntos de cordura que nos quedan-

Mira que si luego te encuentras con Cthulu y los necesitass...

goblinoide dijo...

Gracias por el apoyo... yo es que solita me decaigo mucho ^^U

Un abrachucho, Hellen ^^

tita hellen dijo...

No te decaigas... que te haces dedaño!

Besis wapa, que te mereces solo cosas buenas