lunes, 27 de octubre de 2008

¡Alerta ciudadana!

Estimados conciudadanos, terrícolas en vuestro conjunto; tengo una grave noticia que daros: Parece ser que los extraterrestres invadirán de nuevo nuestro planeta este jueves.



Ese día se cumplirán 70 años desde la adaptación radiofónica de la obra de H. G Wells "La Guerra de los Mundos", con la que el joven Orson Welles, entonces un desconocido, aterrorizó a través de las ondas de la CBS a la mitad de Estados Unidos en 1938, cuando los escuchantes se creyeron a pies juntillas la "broma" radiofónica de Welles.


De modo que para el día 30 de octubre, a las 8 de la tarde, la Academia de la Radio prepara una representación especial de dicha obra.



RNE, la cadena SER, la COPE, Onda Cero, Punto Radio, Radio Intereconomía y Onda Madrid son las emisoras que ya han confirmado su participación en la retransmisión conjunta y en directo de la versión radiofónica de la obra de teatro.

Abajo os dejo un resumen sobre lo que ocurrió en New Jersey en 1938, cuando a Welles se le ocurrió la "brillante" idea de dramatizar una invasión extraterrestre bajo la premisa "la gente se cree todo lo que oye por la radio" ;p
_____________________________


Hace 70 años, la infame transmisión radial de “La Guerra de los Mundos” de Orson Welles aterrorizó a millones de escuchas, quienes creyeron que hordas de Marcianos asesinos habían tocado tierra en New Jersey en la tarde del 30 de Oct. de 1938.
Una dramatización radial de la novela de H.G. Wells, creó escenas de terror en New York, New Jersey, en el sur y hasta en el oeste, como por ejemplo, San Francisco.
William Herz, un viejo actor de radio de 89 años, quién recreó un pequeño papel en la transmisión de ese domingo, recuerda el momento en el que se dió cuenta del pánico se que había desatado en la nación:“No fue hasta que miré la puerta del estudio y ví un montón de azules (la policía)” dice Herz, que en ese entonces tenía 22 años y trabajaba part time en el Mercury Theater con Welles. “La policía vino porque alguien en CBS se puso nervioso con todas las llamadas que empezaron a entrar.”
La transmisión en vivo, desde un estudio de la CBS en el centro de Manhattan, había empezado como un programa musical que fue repentinamente interrumpido por un flash de noticias con boletines acerca de monstruos de Marte que estaban desintegrando ciudades con rayos mortales y aniquilando a la población con gases.
Los diarios reportaron que los aterrorizados ciudadanos se escondieron en sus casas, o corrieron a iglesias y estaciones de policía más cercanas, pensando que el fin había llegado.
Multitudes fueron tratadas por ataques de nervios e histeria, mientras que miles inundaron los diarios, radios y oficinas del gobierno con llamados telefónicos.
A pesar de haber hecho cuatro anuncios durante el show, advirtiendo que sólo era una dramatización, mucha gente no los escuchó, ya estaban nerviosos por las noticias acerca de la inminente Guerra en Europa. Debido a eso, los radioescuchas se la pasaban moviendo el dial preocupados por saber qué pasaba en el mundo.
Nadie en el estudio pensó que esa noche iban a hacer historia, ni siquiera Welles, que tenía 22 años y todavía tenía un largo camino antes de convertirse en la leyenda de Hollywood como actor y director de “Citizen Kane”. Igualmente, a pesar de no haberlo planeado de ese modo, Orson obtuvo un gran reconocimiento con ésto.
A pesar de que Welles se hizo famoso por ésto, los historiadores de radio dicen que él no se merece todo el crédito del impacto radial. El había estado ocupado toda esa semana con su trabajo en el teatro, y sólo se presentó para dirigir los ensayos y la transmisión. Y si se escucha la grabación, él telefoneó su parte (como el professor). Pero según dicen, él siempre tuvo un gran talento para promocionarse.
Welles tuvo muchísima suerte. En 1949, una transmisión de estilo similar al de “Guerra”en Quito, Ecuador, resultó con la muerte de 20 personas, cuando una multitud furiosa incendió la estación de radio. Otra, en Chile, terminó con una movilización militar.
Herz todavía recuerda cuando el pensó que hacer la novela de H.G. Wells como si fuera un informe noticioso, no tendría ningún éxito.“Yo pensé: Quién se vá a creer ésto?... Y cómo me equivoqué!”
Los radioescuchas de New York y New Jersey no fueron los únicos en sentir el pánico:
En Pittsburg, un hombre llegó a su casa en la mitad del show para encontrar a su mujer con un ataque de histeria y un frasco de veneno en la mano, mientras gritaba: “Prefiero matarme antes que morir así!”
Cientos de personas llamaron a las estaciones de policía en el area de San Francisco, ofreciéndose a ayudar para deshacerse de los malditos marcianos. En Oakland un hombre llamó a la policía preguntando: “Dónde puedo voluntariar? Tenemos que detenerlos!”
En Carolina del Norte, cinco estudiantes se desmayaron mientras sus compañeros se peleaban desesperados por los teléfonos, tratando de llamar a sus padres para que fueran a recogerlos.
Una mujer en Indianápolis entró a una iglesia gritando: “New York está destruída! Es el fin del mundo! Vamos a morir, lo oí en la radio!!!”
La Compañía eléctrica de Providence, Rhode Island, recibió docenas de llamadas urgiéndola a cortar la luz, para evitar un ataque en la ciudad.
Aquí, en el viejo NY, cientos de doctores y enfermeras buscaron información sobre dónde ir para ayudar a las víctimas, y miles de efectivos de la Guardia Nacional llamaron para saber dónde debían reportarse a servicio.
Actualmente, nadie cree ni siquiera en su abuelita.




2 comentarios:

El Extremeño dijo...

¿Así que la gente se cree todo lo que se la dice, eh? Interesante... muy interesante... jeje :P

Un abrazo ^^

goblinoide dijo...

¿Lo dices por algo? ¿Hay algo que yo deba saber? :P